El trabajador freelance: un empleo con futuro

Desde que comenzó la crisis en el año 2008 la contratación de trabajadores freelance se ha multiplicado por diez. Y es que las dificultades económicas por las que atraviesan muchos sectores ha hecho que las empresas prefieran contratar colaboradores autónomos a los que puedan encargar proyectos cuando los hagan, ya que de esta forma pueden ahorrarse el tener a un trabajador en plantilla y pagar la cuota correspondiente por su seguridad social, además de todos los gastos que puede conllevar relacionados con los derechos del trabajador asalariado.

De hecho, muchas empresas no cuentan con un volumen de trabajo suficiente como para tener a un empleado fijo y por ello les conviene más contratar los servicios de un trabajador freelance de manera puntual.

El trabajador freelance: un empleo con futuro
Sea como sea, pocos dudan ya de que el trabajo freelance es el trabajo del futuro

Además las empresas consideran que el trabajador freelance les ayuda a ser más rápidas y eficientes pues trabajan por objetivos y deben dejar al cliente contento si quieren fidelizarlo. Sin embargo, la flexibilidad y la especialización de este tipo de profesionales también es un punto muy a favor, incluso por encima del ahorro de costes.

¿Qué ventajas tiene contratar a un trabajador freelance?

1. Costes

No cabe duda de que el ahorro de costes se ha convertido en una de las principales razones para contratar un trabajador freelance. Como decíamos antes, si una empresa no cuenta con la cantidad de trabajo suficiente como para tener a un empleado fijo en plantilla, resulta mucho más ventajoso acudir a este tipo de servicios solamente cuando sean necesarios sin tener que tener un coste fijo cada mes, además de afrontar los gastos derivados de cuotas de la seguridad social, riesgo de bajas laborales, vacaciones, etc.

2. Disponibilidad

El trabajador freelance no cuenta con un horario fijo que deban cumplir de forma rigurosa y pueden aprovechar cualquier momento para trabajar, ya que su prioridad es satisfacer a los clientes. Y es que una de las responsabilidades del colaborador autónomo es cumplir con las expectativas que les han transmitido sus clientes. Con lo cual los resultados suelen ser mejores que los que pude ofrecer un empleado fijo en la empresa que ya tiene “garantizado” el sueldo.

3. Valor añadido

Los trabajadores freelance suelen esforzarse más por ofrecer un valor añadido a su trabajo para diferenciarse de sus competidores, ya que hay muchos otros freelances que pueden hacer el mismo trabajo por un precio muy similar. Si el trabajador freelance quiere conseguir clientes y mantenerlos debe ofrecer el mayor número de ventajas a la empresa para la que trabaja.

4. Confianza

Si el profesional freelance cumple con las expectativas del cliente, lo más probable es que la relación laboral continúe. Y es que una buena comunicación entre ambas partes y la confianza que se genera puede dar lugar a sinergias muy positivas. Además, por lo general, cuando una empresa está contenta con el trabajo no recurre a otro profesional, con lo cual se convierte en un cliente fiel. Si el autónomo transmite confianza y seriedad lo más probable es que pase a formar parte de la cartera de colaboradores dentro de la empresa.

5. Relaciones personales

Las relaciones personales que se mantienen con el cliente son muy útiles para hacer crecer la colaboración. Si somos capaces de generar confianza y cuidamos la relación con el cliente, habrá negocio.

¿Cómo convertirse en trabajador freelance?

Convertirse en trabajador freelance es una opción muy interesante para aquellos profesionales que están teniendo ciertas dificultades para encontrar trabajo, especialmente para aquellos que ya pasan de los 45 años, ya que este rango de edad es actualmente el que más problemas tiene para reincorporarse al mercado laboral. Sin  embargo, son también los que más experiencia tienen. La idea es aprovechar esta experiencia y explotarla en nuestro favor y convertirnos en trabajadores independientes donde nosotros seamos nuestro propio jefe, ahorrándonos los gastos que supone el tener un establecimiento fijo, ya que puedes hacer tu trabajo desde casa. Los abogados, gestores, redactores, desarrolladores web… son perfiles que pueden encajar muy bien con este tipo de trabajo.

Además, esta fórmula de trabajo puede abrirte muchas puertas, ya que no solamente puedes ofrecer tus servicios a empresas de tu ciudad, sino de toda la provincia o incluso de todo el país. Solamente necesitas hacer un directorio de empresas que podrían estar interesadas y ponerte en contacto con ellas para ofrecerles tu trabajo como colaborador. Al principio es probable que tengas que establecer tarifas más ventajosas para que se fijen en ti, pero tu experiencia también puede ser una baza para demostrar que ofreces un servicio de calidad. Incluso puedes ofrecer un periodo de prueba. De esta forma, seguro que no pueden negarse.

Seguro que estás pensando que al principio sin una cartera de clientes puede ser complicado afrontar los gastos derivados de la cuota de autónomos. Sin embargo, siempre tienes la opción de no hacer factura al principio y cuando tengas clientes más o menos habituales, legalizar la actividad. En cualquier caso, debes saber que aunque no está establecido por ley, según casos de jurisprudencia, es posible no darse de alta como autónomo mientras la cifra anual de ingresos no supere el sueldo mínimo interprofesional. Eso sí, es importante estar en paz con Hacienda en temas de impuestos. El alta en hacienda con el modelo 036 ó 037 es totalmente gratuita y te permitirá facturar a tus clientes, lo cual es un requisito indispensable para muchas empresas.

Es cierto que los comienzos de un autónomo por lo general no son un camino de rosas, pero con esfuerzo y dedicación acabarás haciéndote una cartera de clientes fieles que te proporcionen los ingresos suficientes cada mes, con la satisfacción que esto conlleva. Si tus clientes están contentos, es probable que te recomienden a otros conocidos. Pero además, la mayor ventaja es que no tendrás que depender de los ingresos de una sola empresa y si una deja de requerir tus servicios siempre tendrás más. Con lo cual, aunque no se trate de un ingreso estable, si trabajas bien puedes llegar a tener cierta seguridad.

Deja un comentario

veinte + 18 =

Cerrar menú