Quiero separarme de mi esposo, pero dependo económicamente de él

Algunas veces recibimos cartas de mujeres que textualmente señalan quiero separarme de mi esposo, pero dependo económicamente de él. Existe una infinidad de razones por las que el amor de una pareja podría llegar a su fin. Entonces, lo más saludable sería plantear una separación de mutuo acuerdo y en términos beneficiosos para ambos.

Sin embargo, el impacto económico de una separación puede convertirse en un obstáculo para una solución armoniosa. Sobre todo, esto ocurre cuando uno de los miembros de la pareja depende económicamente del otro. En estos casos, es importante encontrar una solución oportuna a la dependencia económica antes del divorcio.

quiero separarme de mi esposo pero dependo economicamente de el
Separarse puede ser complicado cuando existe dependencia económica de la pareja

Posiblemente también eres de las personas que constantemente piensa “quiero separarme, pero dependo económicamente de él” y quieres una solución. Si es así, entonces te invito a seguir leyendo este artículo para que aprendas a no depender económicamente de nadie. A continuación, compartiré algunos consejos para lograr una armoniosa separación e independencia económica de tu pareja.

Quiero separarme de mi esposo, pero dependo económicamente de él

Por supuesto, son muchas las mujeres que con ansiedad piensan quiero separarme de mi marido, pero dependo económicamente de él. La verdad es que la dependencia económica es un factor crucial en la continuidad de un gran número de relaciones. Relaciones en las cuales el amor hace mucho tiempo se esfumó continúan existiendo por un mero motivo económico.

Es triste ver que personas que sienten que su matrimonio no funciona, tengan que seguir atadas solo por razones económicas. Inmediatamente me viene a la mente que, lográndose una independencia económica entre parejas, se lograrían detener muchas situaciones de violencia. Lamentablemente, esta es una realidad en la que muchas relaciones de pareja se encuentran inmersas.

Quiero separarme, pero dependo económicamente de él es algo que muchas mujeres maltratadas suelen repetir cuando se les plantea terminar la relación conflictiva. Entonces, si no se resuelve la dependencia económica, será bastante complicado ayudar a quienes viven en situaciones de violencia. Y, valgan verdades, son muchas las personas que nos hacen llegar cartas como las que a continuación comparto.

Quiero divorciarme, pero no tengo trabajo y no sé adónde ir

“Vivo una situación de constante pelea con mi esposo, pero no tengo trabajo ni otro lugar donde volver a empezar. Él lo sabe, me ha dicho que jamás me arrojaría en medio de la calle, aunque cada vez peleamos más.

Vivimos en un lugar alquilado y es él quien se encarga del alquiler, además de comprar los alimentos. Debido a mi edad y la desesperación, algunas veces caigo enferma y él tiene que encargarse de mí. Por supuesto, yo realizo las labores en casa, pero eso de nada me serviría estando fuera, pues no tengo ingresos.

Llevo algún tiempo buscando trabajo, sin embargo, no encuentro nada o soy demasiado mayor para los puestos que encuentro. Aunque también he pensado en emigrar, no me siento segura si podré volver a empezar a mi edad. Por todos estos motivos pienso que si nos separamos no sabría cómo mantenerme. Apenas dormimos juntos, no tenemos intimidad y ni siquiera nos entendemos. No sé qué hacer”.

Esta es una de las cartas de una ama de casa que se encuentra en la difícil situación de no poder separarse debido a que depende económicamente de su esposo. Como vemos, ya empiezan a aparecer rasgos de violencia doméstica y esta se acrecentará mientras continúen viviendo juntos.

Quiero separarme de mi marido, pero dependo económicamente de él

“La situación que vivo con mi pareja es realmente angustiante. Son muchas semanas de peleas constantes, con agresión física y verbal por ambas partes. A veces pensé en suicidarme, me siento inútil y me gustaría acabar con él. Llevo tres años desempleada y estoy realmente cansada de esta relación. En resumen, quiero separarme de mi esposo, pero dependo económicamente de él.

Mi esposo trabaja y paga los alimentos y la casa donde vivimos, pero es una situación que no puede durar. Él y yo ya no nos amamos, vivimos en constante conflicto. No puedo soportarlo y trato de aguantarlo porque si me separo, no sé a dónde ir.

Vivimos en una casa comprada con el anticipo de ambos, y tenemos una hipoteca que aún no se ha extinguido. Puedo decir que la casa también es mía, pero si nos separáramos, no sabría cómo conseguir dinero para sobrevivir. Me abruma pensar que no me dará una manutención para el niño porque no sé dónde obtener el dinero. Sé que por ley tendrá que darme esa manutención, pero mientras duren los juicios no sabría cómo mantenernos. ¿Qué debo hacer?”.

Nuevamente nos encontramos frente a la situación, quiero separarme, pero dependo económicamente de él. Mientras no exista una solución a la dependencia económica de la pareja, es probable que los problemas continúen acrecentándose. Entonces, lo que queda es encontrar aquella solución que permita dar una respuesta definitiva a la pregunta: ¿Qué puedo hacer si quiero separarme de mi esposo, pero dependo económicamente de él?

Consultamos con un estudio de abogados de familia y otros especialistas, quienes nos dieron algunas pautas al respecto.

Cómo separarte si todavía dependes económicamente de él

En primer lugar, debes saber que lo más importante en este mundo para ti eres tú misma. Si una relación deja de funcionar como tal, entonces lo mejor es ponerle un punto final de forma armónica. Las necesidades económicas que se desprenden de una ruptura pueden afrontarse cuando se tiene un plan de acción elaborado previamente. Si no sabes cómo generar ingresos para empezar nuevamente, puedes leer este artículo sobre cómo conseguir dinero rápido y fácil.

Por otra parte, no necesitas contratar a un costoso equipo de abogados para separarte y conseguir una merecida reparación económica. Todas las parejas están protegidas por la ley, así que el juez tiene las herramientas suficientes para obrar adecuadamente.

La dependencia económica siempre ha sido vista como un medio para atar a la pareja en una relación no deseada. Muchas veces, cuando se inicia la relación, la mujer renuncia a su independencia económica en nombre del amor. Sin embargo, justamente en nombre de ese amor, ambos miembros de la pareja deberían fortalecer su independencia económica.

Si llevas bien tu relación y economía jamás vivirás pensando quiero separarme de mi esposo, pero dependo económicamente de él. En todo caso, si ya te encuentras en una situación de dependencia financiera hacia tu cónyuge, todavía puedes liberarte. Puedes establecerte objetivos para empezar a trabajar en tu emancipación económica, para que llegado el momento puedas separarte sin problemas.

Deja un comentario

diecinueve + 20 =

Cerrar menú