Cómo ahorrar en la factura de electricidad y evitar el desperdicio de energía

Las lámparas, bombillas y lámparas de araña consumen energía eléctrica, lo que tiene un impacto considerable en nuestra economía. Además de evitar el desperdicio de energía, te enseñaré cómo ahorrar en la factura de electricidad.

El uso irresponsable de la energía eléctrica no solo tiene un impacto negativo en la economía familiar, también es perjudicial para el medio ambiente. Por lo tanto, es importante utilizar la iluminación de forma inteligente en el hogar y elegir la mejor fuente de iluminación en función del consumo y el uso.

como ahorrar en la factura de energía electrica
Aprender a ahorrar en la factura de electricidad

A continuación, comparto algunos consejos para que aprendas a optimizar el consumo de electricidad en casa. Si quieres complementar tu lectura, puedes leer cómo ahorrar energía eléctrica en el hogar. Un hogar bien iluminado no tiene por qué ser costoso, todo lo contrario, puedes ahorrar usando bien la energía eléctrica.

Cómo elegir la fuente de iluminación más conveniente

  • Sustituir las bombillas incandescentes por bombillas fluorescentes: Por la misma potencia luminosa consumen mucha menos electricidad y duran más. Cuestan más, pero con el tiempo el gasto se amortiza.
  • Una bombilla grande es más eficiente que dos pequeñas: Por ejemplo, una bombilla de 100 vatios produce la misma luz que dos de 60 vatios y ahorra energía.
  • No es recomendable el uso de focos decorativos: Son bonitos para la vista, pero consumen mucho y como su haz de luz es muy concentrado es necesario instalar muchos. También son incómodos de reemplazar cuando se rompen.
  • Evita incluso los candelabros centrales de varias luces, o aquellos con muchas bombillas: Estos productos son literalmente devoradores de Kilovatios-hora. Si te gustan las luces centrales, simplemente reemplázalas por una bombilla más potente.
  • Recuerda limpiar las bombillas con un paño de polvo, al menos una vez al año: Ahorrarás mucho realizando esta tarea, ya que obtendrás más luz sin coste alguno. El polvo que se deposita, de hecho, reduce la eficiencia.
  • No olvides apagar el interruptor de la luz cuando salgas de una habitación. Suena trivial, pero no todos lo hacen.
  • Para algunas habitaciones puede ser útil instalar un interruptor horario que apague la bombilla después de unos minutos. Por ejemplo, en el sótano o en la lavandería.
  • Por último, no necesitas la misma cantidad de luz si estás leyendo o simplemente pasando por una habitación. Utilizar bombillas de potencia adecuada para tu uso, sin excederse.

Cómo elegir la fuente de luz más adecuada

Recuerda que elegir la luz adecuada para cada situación y momento del día es el primer paso para reducir el desperdicio de energía y lograr ahorros sustanciales en tus facturas. He aquí algunos consejos sobre cómo iluminar específicamente las habitaciones de su hogar:

  • En la cocina, si es posible, combine la iluminación central de la araña con una serie de pequeños puntos de luz para iluminar los rincones menos luminosos, la encimera y la mesa.
  • Para el salón y el comedor, en su lugar, puedes hacer uso de un regulador de intensidad. De esta manera podrás ajustar la intensidad de la iluminación en función de las diferentes horas del día. En su lugar, evita las lámparas de araña y los puntos de luz que causan sombras y efectos de retroiluminación. El correcto uso de las luces puede significar un gran ahorro en la factura de luz a fin de mes.
  • Trata de no sobrecargar los enchufes eléctricos en el cuarto de los niños. Evita las lámparas para mesa de noche que los pequeños podrían romper accidentalmente mientras juegan. En su lugar te recomiendo que elijas lámparas de pared o de techo son más seguras y eficientes.
  • Si tienes que hacer un trabajo específico, como leer, escribir o trabajar en la computadora, necesitas luz directa que te ayude a concentrarte en tu trabajo. En este caso, si no hay muchas personas en la habitación y no necesitas una luz difusa que ilumine completamente toda la habitación, en lugar de utilizar una lámpara central que consuma mucha energía, escoge una luz más pequeña y dirigida: por ejemplo, una lámpara de mesa.
  • Aún mejor si tu luz objetivo es móvil: Puedes moverla a diferentes rincones de la casa y utilizarla de acuerdo a diferentes necesidades.

Deja un comentario

dos + 1 =

Cerrar menú